Publicaciones del blog

¿TIENE QUE SABERLO MI JEFE?

¿TIENE QUE SABERLO MI JEFE?

Novedades

Por muy buena relación que tengas con él nunca olvides que es tu jefe ¡

En más de una ocasión te habrás preguntado cuáles son las ventajas de socializar con tu jefe ya sea dentro de la empresa o más allá de tus horas de trabajo.

Aunque los expertos aseguran que esta socialización, bien entendida, permite obtener beneficios cuando se trata de hacer equipo, repercute en el compromiso y en la productividad, y esto, finalmente, incide directamente en el buen funcionamiento de la empresa, también estarás preocupado acerca de cuáles son los peligros de esta socialización, de que tu superior pueda saber demasiado acerca de tí y pueda utilizar esa información en tu contra.

Es indudable que existen aspectos de tu vida que es mejor que tu jefe no conozca, y hay cosas que nunca debes decirle.

…Nunca le cuentes a tu jefe lo que haces durante tu tiempo libre; si has salido por la noche; si has quedado con amigos; o si has estado ayudando a uno de tus hijos a estudiar para un examen… No debería interesarle y no tiene por qué saberlo.

Como consejo principal diría que NUNCA debes de agregar a tu jefe a tus redes sociales y si ya lo has hecho ten mucho cuidado con lo que pones en Facebook o en Twitter.

Es obvio, pero nunca le critiques a él o a tu empresa en las redes sociales. Insultar es una temeridad.

No se trata sólo de colgar fotos o hacer comentarios subidos de tono o inapropiados. Hay quien, creyendo que hace un uso adecuado de las redes, asume un altísimo riesgo profesional.

Ten en cuenta que determinadas herramientas y fórmulas de contacto hacen posible una accesibilidad las 24 horas que acarrea una disponibilidad nunca vista por parte de los empleados. Todo esto supone que la línea entre la vida personal y la profesional queda casi completamente difuminada.

…Si tu jefe no está a la altura de tus necesidades y expectativas (por decirlo de una manera amable) debes transmitir con serenidad, firmeza y corrección lo que crees que hay que mejorar. Si después de hacerlo no hay cambios que te satisfagan, la opción es clara: márchate a otro proyecto profesional. Esto, en resumidas cuentas, es lo que suele llevar a decir que la gente se va de sus jefes, no de sus empresas.

…No le digas jamás a quien te manda que estás buscando trabajo. Agradecerás este consejo si finalmente no lo consigues. Cuando uno busca empleo desde su actual puesto, las consecuencias dependen de quién lo sepa. No es igual mantenerlo en secreto o que el jefe esté al tanto de esa búsqueda. Y las implicaciones personales y profesionales pueden ser distintas si finalmente no encuentras otro trabajo mejor.

…Nunca te vendas por encima de tus posibilidades. No digas lo que no eres. No se trata de decir a tu jefe y a los demás lo grande que eres, sino de mostrarlo sin ningún reparo. Decir la verdad te llevará a ganarte la confianza y el respeto de quien te manda y eso ayuda a construir una reputación sólida.

…No se te ocurra comparar su sueldo con el de otros compañeros o con el tuyo. Si crees que estás mal pagado házselo saber valorándote e ti mismo por tus habilidades y compromiso en la empresa.

Y tú qué opinas?  Anímate a dejar tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *